Hazlo tú mismo: Crea la habitación de tu Bebé

Algunas veces no resulta fácil crear y decorar la habitación de tu bebé, pero lo importante es que no tiene por qué costar una fortuna. Con un poco de creatividad y mucho amor puedes hacer una hermosa habitación perfecta para tu bebé.

 

Cuarto seguro

Asegúrate de que el cuarto en sí mismo es seguro. Esto quiere decir, paredes estables, que no haya enchufes mal construidos, que la habitación no tenga daños por humedad o moho. Además, asegúrate de que no hay bordes afilados en cualquier cosa en la habitación y que la puerta no se abra con facilidad.

Ambientación y decoración

La habitación del bebé debe ser ligera y aireada. Las ventanas son importantes por aquello de la luz natural y para mantener la temperatura estable incluso durante la temporada de calor.

En cuanto a la decoración, esta debe ser escasa. Todo lo que se necesita es, básicamente, una cuna, un lugar para los juguetes y una mesa para cambiar pañales. Muchos padres disfrutan de una silla, ya que es cómoda para sentarte y mecer al bebé para tranquilizarlo o dormirlo.

Pintura creativa

Usa tu imaginación y la creatividad como una herramienta en el camino. Tal vez te animes a hacer dibujos en la pared, adornos alrededor de la puerta o contratar un experto en la materia para que pinte toda la habitación. También puedes agregar papel de colgadura en lugar de pintar la habitación, pero ten en cuenta que esta alternativa podría resultar más costosa.

Asegúrate de terminar el trabajo de pintura y decoración de la pared mucho tiempo antes de que el bebé habite la habitación. Esto se debe a que el olor de la pintura misma puede ser tóxica para los niños y tu desearás que tu hijo solo tenga aire fresco.

Escogiendo los colores

Hazlo tú mismo: crea la habitación de tu bebé

Los recién nacidos sólo pueden ver el negro, blanco y gris. A medida que su vista se desarrolla, el primer color es el rojo en reconocer, sin embargo, evita el rojo en los cuartos para bebés, ya que puede crear confusión a un recién nacido, cuando es el único color que ven. Tonos más suaves, como azules, verdes y rosas, comienzan a desarrollarse al mismo ritmo por lo que son más agradables a los ojos de un recién nacido.

Siempre y cuando sea seguro puedes decorar en cualquier forma que desees. ¡Todo depende de tu imaginación y creatividad así que no te detengas e inspírate alistando el cuarto para tu hermoso pequeño!

Tu Reacción
  • 6
  • 3
  • 2
  • 2
  • 0
  • 0
  • 0

Comments

comments